Inicio Autores La no presencialidad en la educación en tiempos de pandemia

La no presencialidad en la educación en tiempos de pandemia

20
0
Por: Sara Katerine Rincón Patiño

Licenciada en comunicación e informática educativa y Magister en Comunicación y Educación Audiovisual

Vitoria, País Vasco

La crisis producida por la pandemia del COVID-19 a lo largo del año 2020 ha generado múltiples afectaciones y cambios, donde el sistema de salud a nivel mundial ha dejado en evidencia en cada país los malos manejos, los recortes y la falta de buenas políticas con relación a la sanidad pública. Según la OMS[1] se han superado un millón de muertes por causa del COVID, cifra que determina una alta preocupación especialmente en la sanidad pública, la economía, la sociedad y la educación de cada país.

Ahora bien, una de las afectaciones en la educación con la pandemia, es que nos enfrentamos a la no presencialidad y la pregunta aquí seria: ¿La no presencialidad en la educación es o no es una problemática?

Echando la vista atrás, podemos ver una evolución en las metodologías educativas que partían desde un modelo comunicacional clásico ya caduco, basado en una comunicación unidireccional profesor-alumno y ausente de retroalimentación, donde la presencialidad en el aula era vital teniendo en cuenta que si el alumno no asistía tendría un atraso notorio, a otro modelo que presenta un estilo comunicativo basado en el intercambio de ideas entre los actores y donde se establecen herramientas de aprendizaje colaborativo que se han visto aumentadas debido a la incidencia de las herramientas TIC, que han abierto el abanico de posibilidades, proporcionando nuevos canales de comunicación para la enseñanza-aprendizaje.

A pesar de esto, estas nuevas herramientas no siempre son sinónimo de innovación, pues como explica Duarte[2] “La mera introducción de las nuevas tecnologías en las aulas no puede considerase una innovación «per se». Siempre son un buen punto de partida para iniciar procesos innovadores, pero dependen de las personas y los contextos donde se inserten”.

Entendiendo esto y sumando que en la actualidad el uso de las TIC en procesos educativos no es nada nuevo y la utilización de la herramienta es sumamente extendida en todas las prácticas y niveles educativos, se debe reconocer que una de las mayores desventajas es que las intensidades y profundidades de sus usos son extremadamente heterogéneas hasta el día de hoy.

Por tanto, el panorama educativo en el que veníamos trabajando ha cambiado una vez más, y todos los actores como docentes, estudiantes, familias y responsables académicos han tenido que responder a una nueva revolución tecnológica, donde la pandemia por el COVID nos obligó estrictamente a un distanciamiento social y a una no presencialidad en el aula. Dicha situación ha sacado a la luz varias carencias del sistema educativo y la falta de adaptación o cambios de los modelos de educación actual para tener una educación a la altura de los tiempos.

Para hacernos una idea de las principales problemáticas o situaciones las cuales se han enfrentado los docentes debido a la crisis actual, se ha recurrido a ellos,[3] dándoles la voz principal para expresar a que se enfrentan y como lo hacen para poder mantener en marcha los procesos educativos, teniendo que adaptarse al nuevo contexto, que ha cambiado las herramientas de trabajo tradicionales por las plataformas educativas virtuales.

Problemáticas de los docentes en la pandemia:

  • El distanciamiento
  • Afectación emocional
  • Desigualdad digital, limitaciones de conectividad y herramientas tecnológicas

El Distanciamiento:

La relación presencial profesor-alumno es generalizada en gran parte del mundo, pero la crisis del COVID obligó a que dicha práctica se modificara y las nuevas formas de enseñar sacan a la luz diversas problemáticas y situaciones encontradas dentro de esa relación.

En este sentido, el autor Michael Moore[4] asume que la educación presencial aquella que es cara a cara, donde esa retroalimentación del estudiante-docente permite reducir al mínimo la distancia de sus transacciones psicológicas y comunicacionales, a diferencia que la educación a distancia sería más difícil sobrepasar esa barrera y por ende el estudiante debe desarrollar una autonomía en el aprendizaje para tener éxito.

Según los docentes con los que hemos hablado este distanciamiento ha provocado:

– Mala coordinación de un ministerio de educación para impartir un programa TIC generalizado, que pudiese ser posible tanto para los estudiantes como para los docentes.

-Pérdida del control de sus estudiantes, ya que muchos no tenían la forma de conectarse, y con ello inicia otra problemática como la desmotivación y con ello un problema mayor como la desescolarización.

– Evidenció la creatividad de los docentes para poder llegar a sus estudiantes y poder impartir sus clases a distancia de una forma u otra.

– La unión y el esfuerzo de los docentes para coordinarse entre ellos mismos con un único objetivo, sacar adelante la educación y poder llegar a sus estudiantes.

Afectación emocional:

Este factor fue un común denominador entre la mayoría de los docentes y una muestra de ello, es tomada de sus propias palabras cuando expresan que se sienten superados emocionalmente durante la pandemia, ya que aseguran haber tenido alguno de esos síntomas.

-Dificultad para dormir

-Dolores de cabezas

-Signos de estrés

– No saber separar la jornada laboral de su vida personal.

-Sobrecarga de trabajo.

Dentro del conversatorio, los docentes al menos nombraban dos síntomas de los expuestos anteriormente, donde la sobrecarga de trabajo y el manejo de los tiempos es el más frecuente.

Desigualdad digital, limitaciones de conectividad y herramientas tecnológicas:

Al escuchar los docentes hablar sobre Tecnología, es escuchar continuamente la problemática generalizada de una desigualdad digital, incluso siendo todos de diferentes países, culturas diferentes y gobernantes diferentes. los docentes exponen dentro de este conversatorio varios puntos que según ellos son la principal limitante para llegar a dar una clase a la altura de los tiempos que se está viviendo.

Ahora bien, siendo las tecnologías el esqueleto de la educación en medio de la pandemia, en la cual la mediación y comunicación por medio de una pantalla se convirtió en la rutina y en el aula principal de todos los actores dentro y fuera del mundo educativo. Donde los dispositivos móviles y las plataformas de uso libre son la cabeza principal para que se ese esqueleto funcione, siendo los mas utilizados para el desarrollo de contenidos en una clase. Aun así, ese esqueleto de la educación en pandemia, evidenció los siguientes puntos que suelen ser problemáticas las cuales dificultan la educación a distancia.

-Desigualdad en nuestros países:

Cuando observamos las respuestas de nuestros docentes en el conversatorio, podemos darnos cuenta de que todos ellos ejercen su profesión en instituciones que pertenecen a zonas desfavorecidas. Esto hace aún más complejo el acto de enseñar de forma virtual, puesto que la mayoría de los alumnos se encuentran en una situación de carencia material, siendo en muchos casos muy difícil que haya herramientas disponibles para tener conectividad en red. Este, probablemente sea el factor más difícil al que se han enfrentado los docentes para poder adaptar la educación a la virtualidad.

Los docentes han tenido que desarrollar su creatividad hasta niveles antes no imaginados para poder desarrollar métodos de enseñanza aprendizaje al alcance de todos. Se ha pedido a los docentes virtualizar la educación sin que antes se dieran los medios para que esto fuera posible, lo que conlleva que se haya tenido una postura negligente por parte de los estamentos políticos que marcan las directrices educativas de los países a los que pertenecen estos docentes.

Conocimiento Tecnológico previos:

Aunque es una crisis con la posibilidad de aprender más de las herramientas tecnológicas, fue considerado realmente complejo el inicio de las clases virtuales o educación a distancia, debido a que muchos docentes conocían poco sobre herramientas tecnológicas de libre acceso y en esta pandemia tanto familias como docentes se enfrentaron en la limitación del dominio de las TIC en general.

Esta problemática fue una de las limitaciones más habladas, que a su vez permitió poner en marcha la actualización de los mismos actores debido a una urgente necesidad por responder y poder continuar.

Así mismo los padres de familia también tuvieron que demostrar sus destrezas en tecnología y dar uso a esos conocimientos previos para poder impulsar y ayudar a sus hijos en medio una nueva normalidad.

-La clase magistral en formato virtual:

Cuando no se ha tenido una dinamización TIC y una planificación curricular objetiva en educación virtual, se cae en un modelo de clase equivoco, donde el docente da el mismo tema de forma presencial que de forma virtual, solo que con ayuda de una herramienta TIC. Utilizar aplicaciones repetitivas y en ningún caso generadoras de cambios no implica un buen provecho de estos.

-Limitaciones de conectividad

Según los docentes, el proceso fue mucho más lento porque lo escogido no fue finalmente con lo que se desarrollaron las actividades y generar tantos cambios a distancia terminó en que los estudiantes se sintieran cada vez más desmotivados llegando en el peor de los casos a querer dejar los estudios. Varios docentes mencionaron que en múltiples casos ellos mismos se tomaban la tarea de ir hasta la casa de esos estudiantes o enviaban a alguien para saber qué había pasado y tratar un a vez mas de generar estrategias para que ese estudiante no desertara en su educación.

En resumen, la escuela necesita cambios y estos son una necesidad llamada a gritos por medio de sus mismos actores, pues el modelo educativo presencial o virtual debe está dirigido como dice Chacón[5]“a ayudar a los estudiantes en aprender a través de la adquisición del conocimiento que ellos necesitan”

Ahora tenemos nuevos retos que afrontar y aunque el contacto masivo de la educación a distancia con la pandemia no fue el mejor ni el mas preparado, hoy nos tocó reinventarnos y trabajar por un aprendizaje sin perder de vista esa búsqueda constante de la calidad, donde la innovación educativa con las nuevas tecnologías ayude a promover el cambio y los procesos de reforma.

[1] Organización Mundial de la Salud.(2020, Diciembre 11). Alocución de apertura del Director General de la OMS en la rueda de prensa sobre la COVID-19 del 11 de diciembre de 2020. Recuperado de:

https://www.who.int/es/director-general/speeches/detail/who-director-general-s-opening-remarks-at-the-media-briefing-on-covid-19—11-december-2020

[2] Duarte Hueros, A. M. (2000). Innovación y nuevas tecnologías: implicaciones para un cambio educativo, pág 139.

[3] Se han realizado un pequeño conversatorio con 5 profesores de 3 países diferentes Colombia, Brasil y España, de los que se han extraídos varias problemáticas.

[4] Moore, M. (1997). Theory of transactional distance. In Theoretical Principles of Distance Education (pp. 22-38). Routledge: Keegan, D., ed.

[5] Chacón, F (1997) «Un nuevo paradigma para la educación corporativa a distancia» En: revista ASUNTOS. Año 1. N.º 2. Centro Internacional de Educación y Desarrollo. Caracas.

Deja un comentario:

Por favor ingresa tu comentario
Por favor ingresa aquí tu nombre